BIOGRAFÍA

Robert Treviño ha surgido rápidamente como uno de los directores americanos más emocionantes de la actualidad, uno de los talentos más demandados de la nueva generación. Está inmensamente orgulloso de haber sido nombrado, en 2016, como nuevo director titular de la Orquesta Sinfónica de Euskadi. “Es un maravilloso grupo de intérpretes y enseguida sentí que había encontrado mi familia musical”, dice. “Cuando estás esforzándote en tu vida por encontrar la verdad de la música y de repente te encuentras con una orquesta cuyos músicos persiguen el mismo objetivo, todo toma sentido. Entonces sabes que vas a alcanzar algo muy especial”. 

Treviño estalló en el centro de la atención internacional con un éxito sin precedentes en el Teatro Bolshoi (diciembre 2013) cuando llevó a cabo una nueva producción de “Don Carlo” de Verdi  en sustitución de Vasily Sinaisky. El público y la prensa rusa alabaron al señor Treviño, diciendo "no ha habido un éxito americano de esta magnitud en Moscú desde Van Cliburn". Fue nominado posteriormente para el premio Máscara de Oro a la "Mejor Dirección en una nueva producción". A partir de ahí sus apariciones con algunas de las mejores orquestas del mundo han ido creciendo rápidamente.

Los “éxitos de la noche a la mañana” no se consiguen, por supuesto, de la noche a la mañana. Antes de su debut profesional, Treviño optó por estudiar de una manera autodidacta y por aprender de todas las partituras que recaían en sus manos, así que su triunfo en Moscú supuso su reafirmación personal. Pronto llamó la atención de David Zinman, con quien estudió como Director Asociado en el Festival y Escuela de Música de Aspen, y donde fue galardonado con el Premio James Conlon a la Excelencia en Dirección. Inmediatamente después, en 2011, Treviño fue seleccionado por James Levine para ser Director Asociado de Seiji Ozawa en el Festival de Música Tanglewood. Fue invitado por Michael Tilson Thomas a estudiar en el New World Symphony y a asistir a Leif Segerstam (en su aclamado ciclo de las sinfonías de Sibelius) con la Orquesta Filarmónica de Helsinki. Treviño ha sido también laureado en el Concurso Internacional de Dirección Eugeny Svetlanov de Francia.  

Ha completado su compromiso como director asociado de la Orquesta Sinfónica de Cincinnati (2011-2015) y, antes, como director asociado de la New York City Opera en el Lincoln Center (2009 – 2011).

En las recientes temporadas Treviño ha cruzado continentes y debutado con orquestas como Munich Philharmonic Orchestra, London Philharmonic, San Francisco Symphony Orchestra, Detroit Symphony, Dresden Philharmonic, NHK Symphony, Netherlands Radio Philharmonic en el Concertgebouw de Amsterdam, Rotterdam Philharmonic, Accademia Nazionale Di Santa Cecilia, Royal Liverpool Philharmonic, Orchestre Nationale de France, St Petersburg Philharmonic, Royal Flemish Philharmonic y muchas otras. Sus actuaciones han sido magníficamente recibidas. De sus conciertos con la Vienna Symphony Orchestra en junio de 2016, Concertnet escribió: “Después de su magistral interpretación de la Sinfonía nº 7 de Dvorak, el público entusiasmado rompió desde sus asientos a aplaudir y casi bailar de una manera cada vez más intensa…”

Sus debuts han seguido con nuevas invitaciones. La Orquesta  Filarmónica de Montecarlo incluso le invitó a una larga gira por Europa y Asia, incluyendo en ella la inauguración del nuevo auditorio Opera di Firenze of the Maggio Musicale Fiorentino. Sus actuaciones son retransmitidas por canales como ARTE Channel. 

Entre sus próximos compromisos figuran la Rundfunk Sinfonieorchester Berlin, The Cleveland Orchestra, Royal Stockholm Philharmonic, HR Sinfonieorchester, Tonkuenstler Vienna, MDR Leipzig, Toronto Symphony, Maggio Musicale Florentino, Helsinki Philharmonic, Bournemouth & City of Birmingham Symphony Orchestras. También producciones de ópera en la Washington National Opera. Treviño ha encargado, estrenado y trabajado estrechamente con muchos de los compositores más destacados de la actualidad como  Augusta Read Thomas, Sir André Previn, Jennifer Higdon, Phillip Glass, Shulamit Ran and John Zorn.

Dice Treviño sobre su amor por la música: “Desde pequeño viví una compulsión que hoy mantengo, no un sacrificio. La gente me pregunta si no quiero descansar un poco y yo digo ¡no! si ni siquiera he arañado todavía la superficie de lo que espero encontrar en la música. Y cuando estoy con una orquesta que no quiere perder un minuto de su ensayo y cuando el público te acompaña en ese viaje, entonces es cuando te das cuenta de que vivir la vida en la música es verdaderamente alucinante”. Es cuando uno conoce a Robert Treviño tanto en persona como en el escenario, cuando no tiene duda de qué es lo que quiere decir.